Fiesta de Gaddafi







Libia, el segundo país más rico de África, recordó ayer por todo lo alto la llegada al poder de Muamar Gadafi, el polémico mandatario que desde hace 40 años lleva adelante «la conquista de la libertad» como él la definió. Precisamente la palabra «Libertad» empapelaba ayer la capital libia junto a imágenes del propio Gadafi, quien orgulloso presidió unas celebraciones que se parecían más a la puesta en escena de unos Juegos Olímpicos que a un aniversario político-militar.

El «Guía de la Revolución»
Gadafi, que se situó en la «Plaza Verde» de Trípoli tras un cristal a prueba de balas, no escatimó en gastos destinando 28 millones de euros para su propia fiesta. Un desfile con 53 caballeros que enarbolaron cada una de las banderas africanas, invitados de muchos países -aunque la mayoría se abstuvo de ir-, bailarines y una fastuosa cena en una estructura flotante con la que se interrumpió la celebración del Ramadán fueron algunos de los ingredientes de la fiesta por las cuatro décadas en el poder del «Guía de la Revolución».
Para recordar aquel 1 de septiembre de 1969 acompañaban a Gadafi la mayoría de miembros de la Unión Africana excepto los presidentes de Egipto, Túnez, Nigeria y Suráfrica que no acudieron a la cumbre convocada el lunes por el propio Gadafi que preside el grupo africano.
Junto a ellos estaba el presidente de República Dominicana, Leonel Fernández, la de Filipinas, Gloria Macapagal, y el de Venezuela, Hugo Chávez, quien no dudó en elogiar a su «amigo» a quien dijo admirar por la revolución llevada a cabo. La mayor parte de países occidentales decidió mandar un representante diplomático, excepto Reino Unido y EE.UU. que no acudieron. Sólo acudió el presidente serbio Boris Tadic, ya que ni siquiera estuvo presente el presidente italiano Silvio Berlusconi, quien ya había viajado hasta Trípoli el domingo para celebrar el primer aniversario del Tratado de Amistad entre los dos países.
Gadafi sabe que su política no gusta en Europa, sobre todo tras acoger con los brazos abiertos al terrorista Ali Mohmed al-Megrahi -condenado por el atentado de Lockerbie en 1988 que dejó 270 víctimas-. Pero también es consciente de que Europa necesita su petróleo y que muchos países ven en Libia un potencial inversor, sobre todo tras la «guerra del gas» con Rusia que ha marcado parte de la agenda política y energética de Europa los últimos años.
Por todo ello Gadafi se permite el lujo de generar polémica y provocar como hizo ayer concluyendo la ceremonia de conmemoración de sus 40 años en el poder con un espectáculo de baile en el que se evocaba la historia del país, enfatizando los episodios más duros del colonialismo, remarcando que todos los países están en deuda.
Polémicas «Frecce Tricolori»
El rocambolesco espectáculo estuvo marcado por la polémica presencia de las «Frecce Tricolori», los aviones acrobáticos italianos que en el cielo despliegan los colores de la bandera. La exhibición estuvo a punto de no celebrarse debido a la insistente petición por parte de Libia de que los aviones lanzaran sólo el color del país: el verde.
Ante la negativa y la polémica en Italia por el coste que conlleva el traslado de estos aviones, el desfile aéreo estuvo a punto de ser anulado, pero al final el símbolo italiano apareció en el cielo de Trípoli para orgullo de unos, por conseguir ver la bandera tricolor italiana, y de otros por lograr esta forma de representación de un país considerado amigo... aunque no fuera sólo el verde el que luciera sobre el cielo de Trípoli.
La relación entre Italia y Libia se basa en intereses comerciales para Italia y de prestigio para Libia. En concreto, Italia ha conseguido el petróleo y el gas y un acuerdo en materia de inmigración que prevé el control férreo de las costas por parte de Libia, país que se compromete a acoger de nuevo a las embarcaciones con inmigrantes ilegales.
Este polémico acuerdo de inmigración provocó el anuncio de una investigación por parte europea sobre el rechazo de inmigrantes en aguas internacionales, a lo que Berlusconi respondió ayer amenazando con «bloquear los trabajos de la Comisión negando el voto hasta que no se establezca que ningún comisario o portavoz de un comisario pueda intervenir públicamente sobre cualquier tema», dijo desde Gdansk. El otro aniversario.





LOS POSIBLES HEREDEROS
Sayf al-Islam al-Gadafi 
No posee ningún cargo oficial, aunque en los años 90 emergió como el principal interlocutor del régimen con Occidente. Sus intentos por promover cambios alarmaron a los sectores más conservadores. Tiene fama de liberal y sus apariciones en medios occidentales han contribuido a suavizar la imagen del país.

Mutassim al-Gadafi 
Diplomáticos y analistas le consideran uno de los mejores colocados para la sucesión. Tiene un perfil político bajo y dirige un «think tank» de seguridad.

El-Saadi al-Gadafi 
Coronel y jefe de las Fuerzas Armadas, mantiene muy buenas relaciones con algunos de los dirigentes más relevantes del mundo árabe como Mohamed VI de Marruecos y Abdalá II de Jordania.

Hanibal al-Gadafi 
Es célebre por sus escándalos. El 17 de junio de 2008 fue detenido en Suiza por maltratar a dos empleadas domésticas, el episodio provocó la suspensión de ventas de crudo a Berna.


Artículo de el ABC.

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Calle 90 Núm. 18 - 16, Planta 5ª

Edificio Cámara de Comercio Hispano - Colombiana

C.P.: 110221

Teléfono fijo en Colombia: (00-57 1) 7428800, Ext. 9042

Teléfono móvil en Colombia: (00-57) 3106796677

Atención todos los días de la semana, inclusive domingos y festivos.

Bogotá, D.C., República de Colombia

info@iberoeuropa.com