Carta de Europa: Crece el nacionalismo, un nuevo problema en la UE

Lo sucedido en las elecciones legislativas de Bélgica y Holanda y en las regionales de Alemania es representativo de la división en la UE. Un norte productivo y austero mira con recelo a un sur débil.

Las elecciones legislativas del 6 de mayo en Reino Unido tuvieron un resultado no por esperado menos anómalo en la tradición política británica. Por primera vez desde 1974 ningún partido alcanzó la mayoría absoluta de escaños en la Cámara de los Comunes. El ascenso del Partido Liberal-Demócrata (LibDem), aunque más limitado de lo previsto (57 escaños), y el relativo aguante del Partido Laborista (258), dejaron a los tories (Partido Conservador) con 306 asientos, a 19 de la mayoría. El líder conservador, David Cameron, fue elegido primer ministro tras haber llegado a un acuerdo de coalición con los LibDem, cuyo jefe, Nick Clegg, pasa a ser viceprimer ministro –un puesto cuyas competencias están por determinar– mientras los tories se reservan las carteras importantes, como Exteriores y Finanzas.

En Alemania, están acostumbrados a los gobiernos de coalición, de hecho solo ha habido dos gobiernos monocolores desde la fundación de la República Federal, aunque hace dos décadas jugaban con tres partidos y ahora con cinco. No obstante, la coalición actual formada por los partidos hermanos Unión Cristiano-demócrata (CDU) y Unión Social-cristiana (CSU) con los liberales está pasando por momentos difíciles. La derrota de la coalición en Renania del Norte-Westfalia en las elecciones regionales del 9 de mayo, tiene como consecuencia la pérdida de la mayoría en el Bundesrat (Cámara Alta), y con ella se evapora la posibilidad de cumplir la promesa electoral –sobre todo de los liberales– de bajar impuestos. Algo que de todas formas la situación actual no permitiría en los próximos dos años.

En Bélgica, la victoria, en las elecciones legislativas del 12 de junio, de la Nueva Alianza Flamenca (N-VA), partido separatista moderado que aboga por la independencia consensuada de Flandes parece agravar aún más la recurrente crisis nacional belga, que acabó en abril con el anterior gobierno, por el asunto de las minorías francófonas en Halle-Vilvoorde. Cada vez están más distanciados los valones francófonos y los flamencos neerlandófonos, las dos principales comunidades lingüísticas (la tercera es la muy minoritaria de lengua alemana) que en realidad no han dejado de tener problemas prácticamente desde el nacimiento de Bélgica, en 1830.

José Enrique de Ayala - Política Exterior Nº136 - julio/agosto 2010 
General de Brigada en la reserva del Ejército de Tierra. Fue jefe de Estado Mayor del Eurocuerpo entre 2001 y 2003.

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Calle 90 Núm. 18 - 16, Planta 5ª

Edificio Cámara de Comercio Hispano - Colombiana

C.P.: 110221

Teléfono fijo en Colombia: (00-57 1) 7428800, Ext. 9042

Teléfono móvil en Colombia: (00-57) 3106796677

Atención todos los días de la semana, inclusive domingos y festivos.

Bogotá, D.C., República de Colombia

info@iberoeuropa.com